Una anécdota de quien fuera joven comunista en el Congreso de Refundación (15-17/12/2006)

En el marco del 87 aniversario del Partido Comunista de El Salvador que se celebrará  el 2 de abril, En el teatro de Cámara Roque Dalton, sólo viene a mi memoria el histórico congreso de refundación realizado del 15 al 17 de diciembre del 2006 en el municipio de Nejapa.
Meses antes del congreso, en el 2005, se corrió el rumor de la refundación del Partido Comunista de El Salvador. Los pasillos de la Universidad de El Salvador no eran la excepción, en ese momento era un estudiante vinculado a las luchas gremiales, dentro de una organización que se definía como marxista leninista, en aquel momento.
Junto a un grupo de compañeros fuimos invitados a formar parte del PCS, dándonos la calidad de “candidatos”; en ese momento, solo tenía 21 años  y ya sentía sobre mis hombros el reto histórico de agarrar la vida en serio y ser congruente con mi cosmovisión del mundo.
Una semana antes del Congreso de Refundación se nos comunicó el lugar, día y hora, donde se nos pasaría a traer, “el jueves a las cinco de la tarde en empunto pasaremos por la gasolinera puma que está enfrente de la salida de economía de la UES”, se nos dijo; eso formaba parte del informe de reunión de célula.
Lo anterior así sucedió. Caída la noche llegamos al lugar donde se desarrollaría el congreso, comencé a identificar algunos rostros ya conocidos y otros camaradas con los que ya habíamos tenido algún nivel de contacto en las luchas gremiales y sociales; en el lugar, se nos designó donde dormiríamos y el lugar para poder cenar, no falto alguien que llegara a saludar y a expresar su afecto con los jóvenes que recién ingresaban al lugar, las muestras de camaradería se hacían progresivamente más frecuentes en la medida que pasaba el tiempo. 
Al día siguiente, logré conocer la composición del congreso que procedió a instalarse como tal. Existía una leve diferencia numérica en cuanto a género se refiere; pero me sorprendió más algunas características etarias de los que integraban el congreso, había poca presencia de camaradas que rondaran entre los 40 y 60 años de edad. Pienso que eso fue el resultado de la inactividad del Partido por muchos años.  En su amplia mayoría eran jóvenes y un grupo de antiguos miembros del Partido que identificaban la necesidad histórica de la refundación. 
En ese grupo de compañeros históricos del PC logré conocer de forma directa a Blas Escamilla y al compañero “Chepito”, quienes ya fallecieron; este último,  fue sindicalista panificador que tuvo una importante participación en el congreso, sobre todo, en la reivindicación de la figura del Comandante Marcial, descalificando las posturas de aquellos que se han encargado de desprestigiar su nombre. En general, este grupo de camaradas históricos profundizaba el compromiso de aquellos asistentes. Respecto a ese y otros puntos, identifiqué una forma peculiar en el abordaje, la objetividad se encontraba presente y aquellas posturas subjetivas casi eran inexistentes. 
Uno de los camaradas más notables era Juan Antonio o como le dicen cariñosamente “el viejo Juan”,  a quien se le otorgó el honor de integrar al Comité Central y éste a su vez lo designó miembro de la Comisión Política y Secretario General. En ese momento pensé: ese camarada es uno de los depositarios de la herencia histórica, que asume el reto de fortalecer el sujeto político de la revolución, ese camarada de complexión pequeña, con un ceño histórico, de apariencia modesta y casi vietnamita.   
A parte de la discusión profunda sobre el programa del PCS, el congreso me permitió hacer algunas conclusiones y valoraciones personales que fueron redefiniéndose de manera colectiva en el seno del partido, a saber: 1) La decisión del noveno congreso (disolver el Partido) no correspondía en esencia a una interpretación histórica y dialéctica de la realidad salvadoreña; 2) atendió a un pragmatismo político coyuntural para eliminar las “diferencias políticas en las organizaciones que integraban el FMLN”; 3) la decisión del noveno congreso inobservó los más elementales principios revolucionarios y comunistas, negando la existencia de un Partido que responda a los intereses de clase y pueblo trabajador; 4) la organización revolucionaria de la clase y el pueblo trabajador no está sujeta a decretos; más bien, la existencia del Partido responde a una realidad histórica y a la interpretación de la misma.
La refundación se constituye sobre la necesidad histórica de  un partido que responda a los intereses de la clase trabajadora, en eso vamos avanzando, vamos bien y con todo.

EN EL CAPITALISMO NUNCA EXISTIRÁ UN SALARIO JUSTO


El salario debe de ser el valor de cambio dado al trabajador por la fuerza de trabajo socialmente necesaria empleada en la actividad que realiza. En el capitalismo, el valor generado con la fuerza de trabajo tiene dos destinos directos, uno es restituido en forma de salario al trabajador o trabajadora y el otro es acumulado por el burgués, a pesar de que no ha participado en el proceso de producción, mediante el concepto naturalizado de “ganancia”. Esta sustracción del valor generado por el trabajador por medio de la plusvalía se convierte en uno de los “robos” institucionalizados y legalizados en el capitalismo. 

Para la existencia de un salario justo se debe plantear la eliminación de la acumulación de la riqueza generada por el trabajo no remunerado y producido por el trabajador o trabajadora, la que es acumulada por el dueño de los medios de producción; lo anterior, significaría democratizar los medios de producción y no solamente la riqueza producida. 

El 2016 inició con la discusión del aumento al salario mínimo en el seno del Consejo Nacional del Salario Mínimo –CNSM-, de manera peculiar, en esta oportunidad dicho ente tripartito, abrió el espacio para que distintas organizaciones pudieran realizar propuestas de aumento al salario mínimo, recibiendo un total de 12, en donde la ANEP hacia la menor propuesta de un aumento de 11 centavos diarios; por su parte, sindicatos, federaciones y confederaciones llegaron a proponer un salario mínimo de hasta $ 550 mensuales. A simple vista se identifican posiciones diametralmente opuestas, lo que demostró los intereses de las clases principales existentes en el país; por un lado, la burguesía representada por la ANEP ante el CNSM buscaba mantener los niveles de ganancia, producto de la explotación de los trabajadores y trabajadoras, y las organizaciones sindicales que presentaron sus propuestas pretendían exigir el producto generado de su trabajo, para la satisfacción de las necesidades materiales y espirituales. 

Las contradicciones antagónicas de las principales clases (trabajadora y burguesía) del país continuaron manifestándose en el seno del CNSM, eso llevó en un primer momento a aprobar un ajuste salarial bajo la venia de la burguesía y la complicidad de los “trabajadores” que integraban el ente tripartito, el aumento no fue aprobado por el gobiernos; posteriormente se realizaron elecciones del sector trabajador y empresarial representado en el CNSM, elecciones legitimas que rompen con la correlación de fuerzas en favor de la burguesía y permitieron realizar un ajuste diferente a las tablas del salario mínimo.



Sector
Salario mínimo a diciembre 2016
Salario mínimo con el aumento
Canasta básica ampliada urbana, promedio de enero a 16 de diciembre 2016


Diferencia respecto a la canasta básica ampliada
Comercio y servicios
$251.70

$300.00
$ 400.94
$ 100.94
Industria
$246.60
$300.00
$ 400.94
$ 100.94
Maquila textil y confección 
$210.90
$295.00
$ 400.94
$ 105.94
Industria agrícola
$171.00
$224.00
$ 285.68
$ 61.68


La Canasta Básica Ampliada[1], ha sido una de las formas utilizadas para tratar de determinar el costo de la vida en el país; no obstante, la composición de la canasta básica alimentaria en El Salvador sufre de falencias: 1) hace una distinción equivocada sobre el costo de la vida en la zona rural y urbana, utilizando criterios medievales en los procesos productivos y elementos que orbitan en los mismos; 2) La unidad de medida para determinar el valor de la canasta básica (valor determinado por calorías) es diferente a la unidad de medida con las que se adquieren los productos de la canasta básica en el mercado (valor determinado por libras o kilos); En ese sentido, cuando el trabajador o trabajadora comparan un producto determinado en el mercado no la adquiere a partir de la cantidad de calorías que poseen; más bien, lo adquieren a partir de una unidad de medida del peso, ya sea libras o kilos; 3) la canasta básica no están considerados todos los alimentos necesarios; además, no se incluyen y por ende no se cuantifican bienes o servicios para que una persona se desarrolle de forma plena. Si se retomaran los elementos considerados con antelación, el valor de la canasta básica se aumentaría de forma considerable y se aproximaría a objetivar de mejor manera el costo de la vida.

A pesar de lo anterior, si tomamos como parámetro el costo de la Canasta Básica Ampliada para determinar el costo de la vida, es evidente que el aumento al salario mínimo es insuficiente para satisfacer las necesidades materiales y espirituales de los trabajadores y trabajadoras (ver cuadro).

La burguesía salvadoreña y su principal gremial empresarial (ANEP) se han opuesto al aumento definido en el CNSM, lo que evidencia la voracidad de dicha clase social. En ese sentido, han iniciado acciones legales para revertir el aumento al salario y desintegrar la composición actual del CNSM en donde la burguesía no tiene correlación. 

¿Por qué la ANEP quiere revertir el aumento al salario mínimo? Resulta fácil determinar la voracidad y lo anacrónico de la burguesía salvadoreña, incluso desde los mismos planteamientos del liberalismo económico, ya que les resulta más fácil acumular capital a partir de la pobreza de la clase trabajadora. 

¿Por qué la ANEP quiere desintegrar la actual composición del CNSM? La burguesía pierde correlación en la actual composición del CNSM, lo que no les permite manipular dicha institución de forma directa o fácil. Muestra de ello, es que el decreto ejecutivo que determina el aumento tiene vigencia de un año, lo que obliga al consejo a realizar un ajuste, discusión o estudio al salario mínimo al finalizar dicho periodo. Cuando la burguesía tenía una correlación favorable en el seno de dicha entidad, los aumentos paupérrimos se realizaban de manera escalonada y cada 3 años ya que así lo exigía la normativa salvadoreña y no por la voluntad de la ANEP.

Por lo anterior, las tareas en esta coyuntura la clase trabajadora y las fuerzas progresistas deben orientarse a defender el aumento actual al salario mínimo y exigir que se hagan nuevos aumentos al mismo; y defender la actual composición del CNSM en donde la burguesía no tiene dominio directo.

 





[1] La Canasta Básica Ampliada es la suma de dos Canastas Básicas Alimentarias

PGT y PCS






El Partido Guatemalteco del Trabajo (PGT) y el Partido Comunista de El Salvador (PCS) con el motivo de inicio de un nuevo año de luchas de nuestros respectivos pueblos, frente a todas las formas de explotación y opresión capitalista.
Enviamos un revolucionario saludo a toda la militancia, colaboradores y simpatizantes, y los exhortamos a redoblar nuestros esfuerzos por la unidad de los comunistas y revolucionarios centroamericanos.
Los comunistas de Guatemala y El Salvador organizados en nuestros partidos, reiteramos la decisión de fortalecer relaciones políticas en el marco de la conmemoración del centenario de la primera revolución socialista triunfante en el mundo, la revolución bolchevique de 1917 en Rusia.
Ahuachapán, 15 de enero de 2017

PCS 86 años de contribuir en las luchas populares




El PCS, 86 AÑOS PRESENTE EN LAS LUCHAS POPULARES
El Partido Comunista de El Salvador, fundado el 30 de marzo de 1930, en el marco de su 86 aniversario, a la clase trabajadora, al pueblo salvadoreño y a los pueblos del mundo, MANIFIESTA:
Que la sociedad salvadoreña se divide en distintas clases sociales cuyas características se definen principalmente en el ámbito económico y con influencia en aspectos históricos, sociales, políticos y culturales, entre otros; esto nos permite identificar a la clase trabajadora, campesina, obreros, empleados públicos, trabajadores por cuenta propia y pequeños comerciantes quienes con lo que producen o con sus salarios no alcanzan a superar las condiciones precarias de su familia; a ellos debemos agregar los estudiantes, capas medias e intelectuales orgánicos con conciencia proletarizada que se aglutinan en el pueblo trabajador, y cuyos intereses son antagónicos respecto a la oligarquía y los distintos tipos de burguesía criolla y transnacional.
La formación económico social salvadoreña es predominantemente capitalista sometida a un brutal modelo neoliberal impulsado por el imperialismo norteamericano que genera condiciones de pobreza extrema en el pueblo trabajador. El capitalismo, para favorecer su acumulación, cada día que pasa empobrece más a las clases populares, desvalorizando su fuerza de trabajo ahogando las condiciones materiales y espirituales necesarias para su desarrollo.
La necesidad histórica de transformación del modo de producción capitalista a uno socialista, como producto de la superación de las contradicciones entre el pueblo trabajador y la burguesía, requiere la construcción y fortalecimiento de un partido revolucionario que garantice dicho cambio. El Salvador ha sido escenario de la participación comunista en diversos acontecimientos históricos en estos 86 años, y la realidad actual sigue demandando de la organización comunista.
La crisis del progresismo y la no trascendencia de estos a favor de profundizar las transformaciones sociales, políticas, jurídicas, culturales y económicas, ha demostrado la necesidad de la organización comunista, que junto a otras expresiones de izquierdas revolucionarias profundicen las transformaciones en el país.
En este marco, la unidad de todas las fuerzas revolucionarias es fundamental para que en un primer momento generen fisuras y luego terminen rompiendo el esquema de hegemonía cultural capitalista dominante que permite conservar en status quo, mediante la anomia de las personas.
La revolución salvadoreña se abrirá paso cuando el pueblo trabajador organizado se despoje de toda interpretación de la realidad basada en la subjetividad burguesa. La revolución la hacen hombres y mujeres con teoría y práctica revolucionaria.
Súmate a las filas del Partido Comunista de El Salvador, contribuyamos todos y todas a la construcción de una sociedad diferente, en donde los bienes y servicios producidos sean colectivos, y el arte y la cultura estén al servicio de la humanidad.


¡¡¡Que viva la reunificación de la izquierda revolucionaria!!!
¡¡¡Que viva el internacionalismo proletario!!!
¡¡¡Que viva el Partido Comunista de El Salvador!!!


San Salvador, 3 de abril de 2016

Saludo al 86° aniversario de la fundación del Partido Comunista de El Salvador


Estimados camaradas del Partido Comunista de El Salvador (PCS):
En nombre del Comité Central del Partido Comunista de México (PCM) reciban un fraternal saludo en ocasión del 86° aniversario de la fundación de su Partido, el cual, surgido del seno de la clase obrera el 30 de marzo de 1930, apoyado y fortalecido por el pujante movimiento comunista internacional, dio desde sus comienzos firmes batallas en contra de la explotación capitalista.
Con la fundación del PCS se encuentran ligadas figuras de grandes revolucionarios como Farabundo Martí, Feliciano Ama, Alfonso Luna, Mario Zapata, Alberto Gualán y Francisco Sánchez, a los cuales se suma el camarada Jorge Fernández Anaya, miembro de la Federación de Jóvenes Comunistas del PCM, que, practicando el internacionalismo proletario, fortaleció la ligazón entre nuestros Partidos. Hoy día, dicho internacionalismo, así como la solidaridad entre nuestros pueblos, se encuentran todavía vigentes, y es interés de nuestro Partido fortalecerlos.
Saludamos también sus recientes esfuerzos para fortalecer el PCS incorporando en sus filas, además de jóvenes cuadros, a comunista de valiosa experiencia en la lucha anticapitalista que, guiados por el marxismo-leninismo, reconocen que su lugar se encuentra en la poderosa maquinaria de la clase obrera en su lucha por el poder: el Partido Comunista.
Sabemos, camaradas, lo difícil que fue enarbolar la bandera del comunismo a contraviento, durante la larga y penosa noche de la contrarrevolución, cuando se proclamaba por todos lados el fin de las ideologías y de la historia, cuando los Partidos Comunistas eran declarados obsoletos, cuando muchos de ellos, incluso, abandonaron el marxismo-leninismo y el objetivo histórico de la clase obrera: la revolución socialista.
Hoy, cuando la crisis del capitalismo agrava la situación general de la clase obrera y las contradicciones interimperialistas, amenazando a la humanidad con el desastre de la guerra, es tarea de los Partidos Comunistas hacer que los explotados vuelvan a encontrar en nosotros su herramienta fundamental para terminar con sus penas, para conseguir su liberación y lograr la toma del poder. Los Partidos Comunistas, camaradas, son la vanguardia insustituible de la revolución socialista, éstos no pueden ser liquidados ni diluir su política revolucionaria sin que la clase obrera lo recienta en su organización y en su nivel de conciencia.
Camaradas, nos regocija que a 86 años de la fundación del PCS, continúen con la ardua tarea de la organización de la clase obrera y el fortalecimiento de su Partido, colocándose a la altura de las exigencias que el actual estado de la lucha de clases nos plantea a todos los comunistas, preparándose para responder a los virajes que la historia nos pueda dictar.


¡Viva la lucha de la clase obrera de El Salvador!
¡Viva el Partido Comunista de El Salvador!
¡Viva el internacionalismo proletario!

¡Proletarios de todos los países uníos!

Fraternalmente,

Comité Central del Partido Comunista de México.

AL PUEBLO SALVADOREÑO EN GENERAL SOBRE LAS REFORMAS AL SISTEMA DE PENSIONES DE NUESTRA CLASE TRABAJADORA

 
AL PUEBLO SALVADOREÑO EN GENERAL
SOBRE LAS REFORMAS AL SISTEMA DE PENSIONES DE NUESTRA CLASE TRABAJADORA

Frente a la inaplazable reforma al sistema previsional en El Salvador y a la desproporcional propaganda de las burguesías que tratan de confundir al pueblo, DENUNCIAMOS:
  1. Que en 1996 el partido ARENA en el gobierno privatizó las pensiones de los y las trabajadores, entregándoles la administración a corporaciones multinacionales llamadas AFP´s, lo cual respondía a una política neoliberal impulsada por el imperialismo capitalista inspirada desde el Consenso de Washington y los programas de ajuste estructural impuestos por la oligarquía salvadoreña transnacional izada con la finalidad de incrementar sus ganancias a costa del trabajo de los salvadoreños y salvadoreñas.
  2. Con la privatización de las pensiones, los gastos de funcionamiento que tenía el Estado se transformaron en la ganancia de las AFP´s en concepto de una supuesta “comisión” que a la fecha asciende a más de 500 millones de dólares, lo que aumenta la acumulación de capital en la burguesía financiera y además se configura un esquema de doble explotación al pueblo trabajador (El burgués que explota directamente al trabajador y el burgués que acumula capital por administrarle los fondos en el sistema previsional privado). Lo anterior descubre el verdadero interés de la ANEP y ASAFONDOS en mantener un sistema privado de pensiones y desenmascara su propaganda cínica en el tema, que solo beneficia a las empresas aseguradoras y a las AFP´s. Lo más descarado del sistema privado es que la ganancia de las aseguradoras y AFP´s está garantizada por medio de la denominada “comisión” y no por el sometimiento a un riesgo de inversión, lo que contradice incluso preceptos de apologistas neoliberales.
  3. Con la creación de un sistema de capitalización individual se profundizó un esquema individualista en el cual solamente se ven beneficiados aquellos cotizantes títeres de la burguesía, como gerentes, representantes patronales o funcionarios públicos de primer nivel que poseen jugosos salarios, que le permiten incrementar de manera individual sus pensiones; pero no aquellos trabajadores a quienes se les paga un salario indigno.

POR LO TANTO, MANIFESTAMOS:
  1. Que condenamos la propaganda burguesa que sitúa a la ANEP y a ARENA como defensores de los y las trabajadoras; ya que en esencia están luchando por mantener el control absoluto de los fondos de pensiones y garantizar la jugosa comisión que extraen de las cotizaciones de los y las trabajadoras.
  2. A partir de experiencias de países latinoamericanos consideramos que un sistema mixto sólo dilatará la crisis previsional en aras de mantener el estatus quo que responde a una lógica capitalista y neoliberal cuyo fundamento se basa en la explotación y exclusión de la fuerza laboral de la clase trabajadora.
  3. Exigimos que el FMLN y el Gobierno impulsen una reforma integral del sistema previsional encaminada a crear un sistema completamente público con un régimen financiero de capitalización colectiva basado en principios de solidaridad y universalidad que dimensiona un aspecto cultural solidario y permita a la clase trabajadora ser sujetos protagónicos y contralores en la administración de las pensiones.
  4. Hacemos un llamado a la clase trabajadora a exigir y luchar por la nacionalización del sistema de pensiones como única garantía en el contexto actual de los intereses de clase en esta materia.
Trabajadores y trabajadoras unidos por un nuevo país”
Partido Comunista de El Salvador (PCS) y Movimiento Nuevo País (MNP)
San Salvador, 29 de febrero del 2016

Declaratoria del IV Encuentro de Partidos Comunistas de Centroamérica



Declaratoria del IV Encuentro de Partidos Comunistas de Centroamérica*
Reunidos en Ciudad Guatemala los partidos comunistas de Costa Rica, El Salvador, Guatemala, y Honduras en su IV Encuentro, hemos conocido:
1. La expansión del imperialismo que mediante sus estrategias de acumulación insaciable provoca que en nuestros países se profundicen las condiciones de miseria, explotación y opresión de los pueblos.
2. Las luchas de los pueblos por liberarse de los efectos del capitalismo en todas sus expresiones, entre ellas el neoliberalismo.
3. Los anhelos de justicia de las y los luchadores por las transformaciones sociales, trabajadores y trabajadoras del campo y las ciudades, obreros y obreras, indígenas, estudiantes, hombres y mujeres que sufren la explotación del capitalismo mundial en alianza con la burguesía que controla nuestros países.
4. La criminalización de las luchas populares, de la protesta social y de la juventud.
Interpretando todos los anhelos de nuestros partidos comunistas hemos decidido:
1. Continuar fortaleciendo la unidad de las y los revolucionarios de la región, Latinoamérica y el planeta en general.
2. Reafirmar nuestra lucha contra el capitalismo, la opresión patriarcal, la destrucción de la naturaleza por las grandes corporaciones, el racismo, la xenofobia y la guerra imperialista como problemas fundamentales de la humanidad.
3. Apoyar decididamente y ser parte de las luchas de los pueblos por la vida, la defensa de los territorios y su derecho a la libre determinación.
4. Reafirmar nuestra posición de lucha y de unidad en contra de la injerencia e intervención imperialista en la región.
5. Avanzar hacia la construcción del socialismo como fase anterior a una sociedad comunista, única alternativa capaz de destruir el capitalismo empobrecedor, excluyente y depredador.
Saludamos:
1. La IV reunión del Consejo Económico para Latinoamérica y el Caribe (CELAC) que busca generar alternativas económicas en Latinoamérica, distintas a la institucionalidad imperialista.
2. El proceso revolucionario cubano, condenamos el bloqueo y la estrategia de promoción de migrantes que se produce como política y estrategia de los Estados Unidos.
3. Los acuerdos de paz de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC-EP) y el actual gobierno de ese país.
Acordamos:
1. Realizar esfuerzos unitarios para fortalecer el conocimiento y el debate permanente entre partidos comunistas y obreros, especialmente entre las juventudes y mujeres comunistas.
2. Reunirnos nuevamente en 2017 para seguir articulando esfuerzos de lucha por el socialismo.

Ciudad de Guatemala, 30 de enero de 2016

*Nota: 1) En el referido encuentro por primera vez participa el Partido Comunista de El Salvador (PCS) con una delegacion de su CP; de igual forma por pimera vez participó el Partido Comunista de Mexico (PCM); 2) la definicion del número de encuentros toma como parametro que el primero ellos se realozó en El Salvador en el marco del congreso de refundacion de nuestro Partido; no obstante, el congreso no tuvo caracter de encuentro regional a pesar de que se elaboró una declaracion conjunta del PCM, PCS y PGT.